SERVICIOS DE SACRAMENTOS

EL SERVICIO DEL SACRAMENTO DEL BAUTIZO

CONFORME EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA
SEGUNDA PARTE  “LA CELEBRACIÓN DEL MISTERIO CRISTIANO”
SEGUNDA SECCIÓN:”LOS SIETE SACRAMENTOS DE LA IGLESIA”
CAPÍTULO PRIMERO: “LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA”

El Bautizo es el símbolo de preparación de los niños para una vida cristiana y para un adulto es el símbolo de conversión a la vida cristiana.

En los numerales del 1223 al 1225, se establece que el bautizo es la prefiguración de la antigua alianza entre Dios y el hombre, hasta que Cristo comienza su vida pública después de hacerse bautizar por San Juan el Bautista en el Jordán (cf. Mt 3,13 ) y, después de su Resurrección, confiere esta misión a sus Apóstoles: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado" (Mt 28,19-20; cf Mc 16,15-16).

Cristo se sometió voluntariamente al Bautismo de San Juan, destinado a los pecadores, para "cumplir toda justicia" (Mt 3,15). Este gesto de Jesús es una manifestación de su "anonadamiento" (Flp 2,7). El Espíritu que se cernía sobre las aguas de la primera creación desciende entonces sobre Cristo, como preludio de la nueva creación, y el Padre manifiesta a Jesús como su "Hijo amado" (Mt 3,16-17).

Durante la pascua judía, Cristo abrió a todos los hombres las fuentes del Bautismo. En efecto, había hablado ya de su pasión que iba a sufrir en Jerusalén como de un "Bautismo" con que debía ser bautizado (Mc 10,38; cf Lc 12,50). La sangre y el agua que brotaron del costado traspasado de Jesús crucificado (cf. Jn 19,34) son figuras del Bautismo y de la Eucaristía, sacramentos de la vida nueva (cf 1 Jn 5,6-8): desde entonces, es posible "nacer del agua y del Espíritu" para entrar en el Reino de Dios (Jn 3,5). 

El bautizo de Cristo por Juan el Bautista es la conformación del Sacramento actual de inicio de la fe en Cristo, el Hijo de Dios, nadie podrá ser cristiano sino se es bautizado.
Conforme el artículo 1, el sacramento del bautismo es primero de los sacramentos para la conversión a la vida cristiana, en la Iglesia Católica, nadie podrá optar a los otros sacramentos si no realiza el bautizo, por ello este sacramento es de iniciación de vida espiritual cristiana, como fuente de nacimiento por el nacimiento en el agua y en la palabra (Catecismo Romano 2,2,5).
En el numeral 1226, expresa que el día de Pentecostés, el apóstol San Pedro declara a la multitud conmovida por su predicación: "Convertíos [...] y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hch 2,38). Los Apóstoles y sus colaboradores ofrecen el bautismo a quien crea en Jesús: judíos, hombres temerosos de Dios, paganos (Hch 2,41; 8,12-13; 10,48; 16,15). El Bautismo aparece siempre ligado a la fe: "Ten fe en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu casa", declara San. Pablo a su carcelero en Filipos. El relato continúa: "el carcelero inmediatamente recibió el bautismo, él y todos los suyos" (Hch 16,31-33).


El Bautismo en la Iglesia Católica


La celebración del sacramento del Bautismo
La iniciación cristiana


De los numerales 1230 en adelante: La iniciación cristiana inicia su camino dando la responsabilidad a los padres y padrinos de quien será bautizado, sean estos niños o adultos, en los niños no se gesta ningún compromiso pero si deberán hacerlo en prioridad los padres y con apoyo de los padrinos, para que el bautizando crezca en conocimiento y sabiduría cristiana, el joven o adulto se debe realizar una preparación pre bautismal e n la que conocerá el principio de la fe y el convencimiento y aceptamiento de querer iniciar a profesar la doctrina de la iglesia católica.  
Luego de la aceptación o conversión a la fe cristiana por medio del bautizo, el bautizado deberá de continuar con el sacramento de la reconciliación para tomar por primera vez su eucaristía, y acabar mas tarde con el sacramento de la confirmación,  cima de su iniciación cristiana (cf. CIC can.851, 2. 868).
Para los jóvenes y adultos, en  los numerales 1235 al 1239, se establece que la señal de la cruz, al comienzo de la celebración, señala la impronta de Cristo sobre el que le va a pertenecer y significa la gracia de la redención que Cristo nos ha adquirido por su cruz, de este modo el Bautismo es el sacramento de la fe, por ser la entrada sacramental en la vida de fe. Así, por la fe, el bautizado esta consiente que entra en una nueva vida de fe, dejando atrás los pecados de su vida anterior sin ninguna fe espiritual.
El bautizado es ungido con el óleo de los catecúmenos o bien el celebrante le impone la mano y el candidato renuncia explícitamente a Satanás. Así preparado, puede confesar la fe de la Iglesia, a la cual será "confiado" por el Bautismo (cf Rm 6,17).
En el sacramento del bautizo, el agua bautismal es entonces consagrada mediante una oración de epíclesis (en el momento mismo o en la noche pascual). La Iglesia pide a Dios que, por medio de su Hijo, el poder del Espíritu Santo descienda sobre esta agua, a fin de que los que sean bautizados con ella "nazcan del agua y del Espíritu" (Jn 3,5).
En la iglesia católica el bautizo no es por inmersión,  en el sacramento se derrama tres veces agua sobre la cabeza del candidato a ser bautizado, esta triple infusión va acompañada de las palabras del ministro: "el sacerdote mencionando el nombre del candidato expresa, “yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo".
Seguidamente de la infusión en agua el bautizado recibe la unción con el santo crisma, óleo perfumado y consagrado por el obispo, significa el don del Espíritu Santo al nuevo bautizado. Ha llegado a ser un cristiano, es decir, "ungido" por el Espíritu Santo, incorporado a Cristo, que es ungido sacerdote, profeta y rey (cf. Ritual del Bautismo de niños, 62).
En el numeral 1243 se establece la vestidura blanca para el bautizado, simboliza que el bautizado se ha "revestido de Cristo" (Ga 3,27): ha resucitado con Cristo. El cirio que se enciende en el Cirio Pascual, significa que Cristo ha iluminado al iniciado en la fe cristiana, así cada bautizado debe convertirse en luz del mundo" (Mt 5,14; cf Flp 2,15), al convertirse en el nuevo hijo de Dios en el Hijo Único, desde ese momento podrá decir la oración de los hijos de Dios: el Padre Nuestro.
Conforme el numeral 1245 se establece que en el Bautismo de recién nacidos, la bendición de la madre ocupa un lugar especial, así mismo que esta que la bendición solemne cierra la celebración del Bautismo. 
El Bautismo de niños
La práctica de bautizar a niños, conforme el numeral 1251,  es para que los padres cristianos reconozcan su misión de alimentar la vida que Dios les ha confiado (cf LG 11; 41; GS 48; CIC can. 868).
Fe y Bautismo
Realizar el bautizo no es suficiente los numerales 1254 y 1255, determinan que la fe debe crecer después del Bautismo. Por eso, la Iglesia celebra cada año en la vigilia pascual la renovación de las promesas del Bautismo. La preparación al Bautismo sólo conduce al umbral de la vida nueva. El Bautismo es la fuente de la vida nueva en Cristo, de la cual brota toda la vida cristiana, así la gracia bautismal será desarrollada en los bautizados por medio de los padres al igual que de los que acepten apadrinar al bautizado, que deben ser creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado, en su camino de la vida cristiana (cf CIC can. 872-874). Su tarea es una verdadera función eclesial (officium; cf SC 67). Toda la comunidad eclesial participa de la responsabilidad de desarrollar y guardar la gracia recibida en el Bautismo.
Sello espiritual indeleble...
En los numerales 1272 al 1274, se describe que el bautizo es el sello indeleble para incorporarse al conglomerado cristiano que obstante el sello espiritual indeleble (character) de su pertenencia a Cristo. El bautizado se incorpora a la Iglesia por el Bautismo, los fieles han recibido el carácter sacramental que los consagra para el culto religioso cristiano (cf LG 11). El sello bautismal capacita y compromete a los cristianos a servir a Dios mediante una participación viva en la santa Liturgia de la Iglesia y a ejercer su sacerdocio bautismal por el testimonio de una vida santa y de una caridad eficaz (cf LG 10).
Por tanto, desde los numerales 1275 al 1284, concluimos que la iniciación cristiana se realiza mediante el conjunto de tres sacramentos: el Bautismo, que es el comienzo de la vida nueva; la Confirmación, que es su afianzamiento; y la Eucaristía, que alimenta al discípulo con el Cuerpo y la Sangre de Cristo para ser transformado en Él. El bautizo recibe su misión del mismo Crismo: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado" (Mt 28,19-20).
Por medio del bautizo nacemos a una vida nueva en Cristo. Según la voluntad del Señor, es necesario para la salvación, como lo es la Iglesia misma, por habernos hecho hijos adoptivos del Padre, miembro de Cristo, templo del Espíritu Santo.
El rol de los padrinos

Es necesario que alguien distinto de los padres, y que representara tanto a la familia como de la comunidad cristiana del que será bautizado, se responsabilice del crecimiento en la fe del bautizado.

 Criterios de elección de los padrinos

Los padres han de tomar en serio la elección de buenos padrinos para sus hijos, a fin de que los padrinos no se conviertan en una institución de puro trámite y formalismo.

Para esa elección no deben dejarse guiar únicamente por razones de parentesco, amistad o prestigio social, sino por un deseo sincero de asegurar a sus hijos unos padrinos que sean capaces de influir, en su día, eficazmente en educación cristiana.

El número de padrinos

Cada bautizado debe tener  un solo padrino (hombre o mujer) o dos (hombre y mujer). 

Requisitos para ser padrino

  1. Haber cumplido los 16 años de edad.
  2. Tener capacidad para cumplir la misión propia de los padrinos así como la intención de llevarla a cabo.
  3. Ser católico y haber recibido los tres sacramentos de la iniciación cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.

Funciones de los padrinos

  1. Junto con los padres, presentan a la Iglesia al niño que tiene que ser bautizado. Durante la celebración del bautismo están a lado de los padres y participan en todas las acciones rituales del sacramento. Antes de la celebración tendrán que tener el lienzo blanco que se lo impondrá la madrina poco después del bautizo, y el cirio de bautismo, que encenderán cuando se les indique, hacia el final de la celebración.
  2. Junto con los padres, también, colaboran para que este niño llegue a conocer a Jesús, y viva con profundidad la fe, y actúe siguiendo el camino del Evangelio.

  
EN LA CELEBRACIÓN DEL BAUTIZO

1.El inicio de la celebración

a.Al empezar la celebración, el celebrante se dirige a los padres del niño que ha de ser bautizado y les pregunta si están dispuestos a educar a sus hijos en la fe.

b.Después, el celebrante se dirige a los padrinos y les pregunta: “Y vosotros, padrinos, ¿estáis dispuestos también a vivir la fe cristiana?”. Los padrinos responden: “Sí, estamos dispuestos”.

c.Entonces, el celebrante, los padres y los padrinos hacen la señal de la cruz en la frente del niño como signo de acogida en la comunidad de los cristianos.

2.El bautizo

Cuando llega el momento de recibir el bautismo (que es el momento central de la celebración), el niño es sostenido por su madre o su padre, porque son ellos los principales responsables de la vida cristiana de su hijo. Los padrinos les acompañan, al lado, como colaboradores de los padres.

3.La vestidura blanca

Es el signo de revestirse de Cristo. La madrina mantiene este lienzo blanco en el hombro del recién bautizado, mientras el celebrante dice: “Ya eres nueva creatura y has sido revestida de Cristo. Este lienzo blanco sea signo de tu dignidad cristiana. Ayudada por la palabra y el ejemplo de los tuyos, consérvala sin mancha hasta la vida eterna.” Todos: “Amén.”

4.El cirio del bautismo

El cirio no se enciende hasta después que el niño ha sido bautizado. Cuando el celebrante lo indique, el padrino lo enciende en la llama del cirio pascual. Una vez encendido, el celebrante dice: “A vosotros, padres y padrinos, se os invita a haceros luz y a iluminar el camino de vuestro hijo y ahijado. A toda la comunidad cristiana se le pide comportarse como hijos del día, desterrando todos los comportamientos oscuros”. “¿Estáis dispuestos a ello?” Todos: “Sí, estamos dispuestos.”

5.¿Qué pueden hacer los padrinos?

a.Los padrinos, según las tradiciones de cada lugar, cuidan y obsequian a su ahijado de muy diversas maneras.

b.Pero, el compromiso que los padrinos han adquirido en el bautismo, ¿cómo lo pueden llevar a la práctica? Porque si el día del bautizo manifestaron públicamente que estaban dispuestos a vivir la fe cristiana y a colaborar para que aquel niño crezca como cristiano, ¡deberán tomárselo en serio!

c.¿Qué pueden hacer, pues, los padrinos para ayudar en el crecimiento cristiano de sus ahijados?

1)Dar ejemplo y vivir ellos mismos como cristianos. Mostrar que aman a los demás, que no son cerrados ni egoístas; y mostrar que creen en Jesús, que participan de la vida cristiana.

2)Rezar alguna vez con su ahijado, recordarle lo que supone ser cristiano, acompañarlo en alguna ocasión a alguna actividad cristiana (con los padres, si es posible)

3)Hacerle algún regalo que haga referencia a la fe (alguna imagen o poster, algún libro) y otras cosas más que se les pueden ocurrir.
 

REQUISITOS PARA REALIZAR EL SACRAMENTO DEL BAUTIZO:

  • Los bautizos en la parroquia son de carácter colectivo, cada segundo y último domingo de mes en horario posterior a la misa de las 10:00 am.
  • La ofrenda por el servicio es de $ 20 por cada niño.
  • En caso de requerirse el sacramento de forma privada, primero deberá de obtener la autorización exclusivamente del párroco, lo más conveniente son los días domingos antes o después de misa de 8 am o de 12 m.
  • Al ser autorizada el sacramento en horario privado, sólo podrán realizarlo el día sábado en horarios de  8:00 am o de 9:30 am. La ofrenda en este caso es de $100, los padres deben de traer al sacerdote que oficiará el sacramento, la ofrenda no incluye la cancelación del sacerdote que oficia.  
  • Luego de haber leído el resumen del catequismo de la iglesia católica concerniente al significado de la realización del sacramento del bautizo y estar convencidos del compromiso que representa el realizarlo, los requisitos de la parroquia para ejecutar el sacramento son los siguientes: 

Para los padres:

  1. Traer Partida de Nacimiento del bautizando, 2 semanas antes para poder recibir la charla pre-bautismal
  2. Llenar el formulario adjunto y presentarlo el día de la inscripción, junto con la partida de nacimiento
  3. Meditar y escogitar bien al o los padrinos, para que no se tenga el inconveniente de desaprobarlos por:
    1. No ser cristianos católicos viviendo la vida de fe cristiana, por no participar de los sacramentos de reconciliación y eucaristía.
    2. No estar dispuestos a llevar a la práctica el compromiso que adquirirán con el sacramento para que el bautizado crezca en conocimiento de vida cristiana y doctrina de la iglesia católica, tomándose en serio el compromiso adquirido.
    3. No dar ejemplo de vivir ellos mismos como cristianos, por ser personas cerradas o egoístas, al no practicar el modelo de vida de Cristo durante su permanencia en la tierra.
  4. Para el rol de padrino se requiere una sóla persona como testigo de haber realizado el sacramento del bautizado de manera voluntaria, pero es disposición de los padres de tener hasta un máximo de cuatro personas de padrinos.
  5. Recibir la charla pre bautismal o traer constancia de haberla recibido con no más de 6 meses de anticipación.
  6. Estar puntual el día viernes en horario de 6:15 a 8:00 pm., por ser única charla (Avisar con anticipación al día viernes que estarán presentes para recibir la charla pre bautismal, para ser considerados en el grupo que la recibirá ese día, no se aceptan personas que no hayan confirmado su participación).
  7. Si traen niños, favor traer personas adecuadas que puedan cuidarlas durante el tiempo que recibirán la charla, ya que no se permiten niños en el grupo, por que tienden a distraer no solo a los padres sino también a los otros presentes.

Requisito para ser padrinos: 

  1. Ser cristianos católicos viviendo la vida de fe cristiana, participando en los sacramentos de reconciliación y eucaristía.
  2. Estar dispuestos a llevar a la practica el compromiso que adquirirán con el sacramento para que el bautizado crezca en conocimiento de vida cristiana y doctrina de la iglesia católica, tomándose en serio el compromiso adquirido.
  3. Dar ejemplo de vivir como cristianos, por no ser personas cerradas o egoístas, al ser practicantes del modelo de vida de Cristo durante su permanencia en la tierra.
  4. Haber realizado el sacramento de la Reconciliación y el sacramento de la Confirmación
  5. De preferencia haber realizado el sacramento del matrimonio o deberán de estar debidamente casados por el sistema civil notariado.
  6. No estar divorciados
  7. No vivir en libre unión
  8. Rezar alguna vez con su ahijado, recordarle lo que supone ser cristiano, acompañarlo en alguna ocasión a alguna actividad cristiana (con los padres, si es posible)
  9. Cuando quiera o le toque hacerle un presente o hacerle algún regalo, buscar lo que haga referencia a la fe (alguna imagen o poster, algún libro) u otras cosas similares que despierten el interés espiritual en el ahijado.
PARROQUIA SAN BENITO, SAN SALVADOR, EL SALVADOR C.A.Tel: 2263-2550
BAUTIZO
Seleccionar el icono del sacramento para ver los detalles
RECONCILIACION
CONFIRMACION
MATRIMONIO
Seleccionar el boton de inicio para ver el video