SERVICIOS LITURGICOS

ORIENTACION PARA LOS MIEMBROS DE LITURGIA

Fuentes Varias

  1. OBJETIVO

Unificar los conocimientos litúrgicos durante la celebración de la Santa Misa, para que los feligreses que deseen dar un servicio parroquial especialmente para conformar el equipo litúrgico sepan cada uno de los momentos de formación litúrgica en los que se celebra la Santa Misa y su forma y actitud en la que deberán de participar.

  1. EXORTACION

“El fiel laico que es llamado para prestar una ayuda en las celebraciones litúrgicas debe estar debidamente preparado y ser recomendable por su vida cristiana, fe, costumbres y su fidelidad hacia el Magisterio de la Iglesia. Conviene que haya recibido la formación litúrgica correspondiente a su edad, condición, género de vida y cultura religiosa. No se elija a ninguno cuya designación pueda suscitar el asombro del resto de los fieles.” (Redemptionis Sacramentum Nº 46).

  1. Algunos aspectos importantes que el equipo litúrgico debe tener presente:
  1. DESEO DE COLABORACIÓN: El quipo ha de trabajar con un espíritu de colaboración fraternal en el que cada persona tiene su responsabilidad de acuerdo a su vocación y sus capacidades. La unidad del grupo es fundamental para llevar a cabo las tareas que se proponen.
  1. SER REPRESENTATIVO DE LA ASAMBLEA: Una de las tantas preocupaciones del equipo litúrgico es hacer oír la voz de la asamblea, o mejor dicho, sus voces, ya que la asamblea es diversa. Para esto es necesario conocer la realidad de las personas que asisten a las celebraciones y estar atentos a sus inquietudes y sugerencias. Las personas que integran el equipo litúrgico no son dueñas de la liturgia, muy por el contrario, escuchan a la asamblea, cumpliendo así un servicio inestimable ante la comunidad.
  1. DARLE CALIDAD A LAS CELEBRACIONES: Con el Concilio Vaticano II y la reforma litúrgica, se han hecho importantes cambios en nuestras celebraciones, especialmente en la Eucaristía. Muchos han sido aportes valiosísimos y han acercado la liturgia a los fieles. Esto mismo ha hecho notar algunas deficiencias a la hora de llevar la celebración a la práctica. Se nota, por ejemplo, poco espacio para el silencio, mucha palabra, algunos signos que son difíciles de entender resultando poco significativos para la comunidad, falta de profundidad en los momentos claves de la celebración, etc.
  1. NO OLVIDAR QUE CADA CELEBRACIÓN ES DISTINTA: A la hora de comenzar los preparativos de una celebración el equipo litúrgico debe tener presente que cada una de ellas posee características diferentes de acuerdo al tipo de personas que asiste. En muchas Misas no es lo mismo, puede ser que una dominical a las 8 de la mañana, la mayoría de los participantes son personas mayores, que la de las 10 o 12 del mismo día cuente con alta presencia niños y jóvenes. En el primer caso todo será más lento, pausado; en cambio con gente joven el ritmo de la celebración será más vivo, con más signos y cantos festivos. Se trata entonces de preocuparse por responder a los diversos estilos de gente, buscando cantos más o menos vivos, mayores silencios, y algunos signos y gestos expresivos… lo fundamental es ser siempre fiel a la asamblea, no imponerle cosas que le incomoden, por ejemplo: hacerlos levantar las manos, hablar en las homilías, obligarlos a cantar cantos muy rítmicos, etc. Tal vez esto sea bueno para algún tipo de asamblea, pero para otras se habrá de usar otros recursos.

En síntesis, de lo que se trata es de tener sensibilidad litúrgica y de lograr una buena sintonía con la asamblea.

 

  1. TENER CREATIVIDAD: Es ineludible que después del Concilio Vaticano II, se ha logrado una mayor creatividad en las celebraciones litúrgicas. El equipo litúrgico ha de tener una especial sensibilidad para darle más creatividad a las celebraciones, que sean más vivas y participadas, más interesantes, profundas y adaptadas a la comunidad. Ser creativos en la liturgia no significa necesariamente originalidad y cambio.
  1. Como grupos que preparan la Eucaristía dominical no se debe imaginar que la creatividad es algo fuera de lo normal, novedoso, audaz. Extremando el ejemplo es pensar en rezar el Padre Nuestro acostados o saltando o darse la Comunión unos a otros… No es exacta esta perspectiva, como tampoco resulta que ser creativos consista en cambiar los textos, el abrazo de la paz o la liturgia penitencial, aunque en algunos casos resulte conveniente. 
  2. El esfuerzo creativo estará en hacer que la Palabra de Dios sea viva, ayudándose con algunas técnicas de lectura o algunos recursos pastorales que veremos más adelante.
  3. Creatividad es darle vida a la celebración, potenciar cada momento, es darle vida a los signos, y crear actitudes interiores en la asamblea. Estas actitudes no se consiguen solo con lo que está escrito en los libros, pronunciando tan cual lo que aparece. El equipo litúrgico ha de ir buscando la mejor manera de que la asamblea pueda relacionarse con Dios y con los demás, ya sea en la entrada, en el acto penitencial, las ofrendas, la comunión… Aquí no se trata de cumplir al pie de la letra lo que dicen los libros litúrgicos, sino de darle vida. Se necesita expresar la creatividad a través de lo que ya esta y también buscar otros recursos que hayan significado una experiencia significativa en otras comunidades. La clave está en ayudar a los fieles a sentir el paso del Señor por sus vidas.
  4. Todos estos criterios han de servirnos para realizar celebraciones creativas, vivas y auténticas.
  1. CONTEXTO
  1. El equipo litúrgico será conducido por el párroco como principal responsable y con personas que realmente tengan capacidad, tiempo e interés para preparar de manera fervorosa y motivante las actividades de las celebraciones litúrgicas de la comunidad parroquial.
  1. Del equipo litúrgico serán aquellos feligreses deseosos de prestar un servicio parroquial, para que el resto de la comunidad puedan tener una mejor espiritualidad en cada uno de los momentos litúrgicos de la Santa Misa, facilitando un gozo pleno durante la liturgia de la palabra y la liturgia Eucaristía.
  1. Exclusiones para integrar los grupos litúrgicos:

Para proclamadores de la palabra, Ministros Extraordinarios de la Comunión:

  1. Los que no se encuentren cumpliendo el debido sacramento del matrimonio.
  2. Los solteros acompañados fuera del sagrado sacramento del matrimonio.
  3. Los que no son fieles asistentes a la misa y fervientes feligreses de comunión.

Para otros servicios litúrgicos

  1. Los que no asistan frecuentemente a las reuniones programadas.
  2. Los que no lleven una vida decorosa y que su conducta puede ser cuestionada por los feligreses que acudan a los servicios parroquiales.
  3. Los que sean excluidos por disposición del Párroco.
  4. Los reincidentes en faltas al servicio programado sin causa justificada.
  5. Los insistentes a reuniones programadas durante dos meses sin notificación de causa.
  6. Los grupos litúrgicos no serán representativos de los Movimientos Espirituales de la Parroquia, brindándose la oportunidad a todos los feligreses identificados como fieles asistentes o colaboradores parroquiales, para que también se sientan representados en la celebración. Podrá darse el caso que la preparación de un día festivo o servicios dominicales se asignen servicios específicamente a los Movimientos Parroquiales existentes:
  7. Los miembros de liturgia serán organizados por grupos de servicio y dentro de estos grupos conformados se podrán organizar en grupos específicos de servicio, tocándoles labores en forma alterna en día y en hora, mediante un sistema de rotación coordinado por el Párroco y los respectivos coordinadores de los equipos litúrgicos.
  8. Las actividades prioritarias de los grupos litúrgicos serán: Bienvenida, Monitores, Lectores designados, Grupo de Canto, Ministros Extraordinarios de la Comunión, Recolectores de Ofrenda, Patena, Acólitos y otros que el Párroco establezc

CUALIDADES DE LA PREPARACION LAS TAREAS DEL EQUIPO LITÚRGICO

  1. Sin duda que una de las principales tareas es la buena preparación de las celebraciones que se hagan en la comunidad.
  1. Si pensamos objetivamente, en muchas comunidades es bien poca la importancia y el tiempo que se da a la preparación de las liturgias. Un profesor antes de sus clases, se prepara, un cantante, un actor, u otra artista, antes de salir al escenario se prepara, dedican muchas horas y despliegan un gran esfuerzo. Nosotros, si tenemos que dar una prueba, nos preparamos, pero… ¿Qué pasa con nuestras MISAS? ¿Puede resultar profunda y significativa si nadie la ha preparado?
  1. El equipo litúrgico tiene que tomarse muy en serio esto de la preparación, ya que la Misa es el momento privilegiado en la vida de la comunidad cristiana. Para ello es imprescindible tener en cuenta lo siguiente:
    1. CLARIDAD DEL OBJETIVO: En cada celebración lo más importante es “que se celebra”, mientras que “el como” se puede variar y adaptar con cierta facilidad. En el equipo habrá que reflexionar acerca de lo que queremos conseguir, cual es la finalidad de la celebración y de cada uno de sus momentos. Buscar su sentido profundo, tomando en cuenta el tema central de la fiesta o de las lecturas, así como los hechos o acontecimientos que suceden en la sociedad o dentro de la misma comunidad.
    2. ¿CÓMO CONSEGUIR LOS OBJETIVOS?: Esa es la pregunta que nos hacemos luego de tener claro el objetivo de la celebración. Es fundamental tener una visión de conjunto de la liturgia y el tipo de asamblea que va a participar. También habrá que ver en qué condiciones se desarrollara la celebración en cuanto al espacio, la decoración, los cantos, los signos, las palabras, los gestos. Lo importante es, a fin de cuentas, conseguir celebraciones autenticas y significativas.
    3. ¿CUÁL MOMENTO RESALTA MÁS?: Está clarísimo que la Misa no podemos entenderla como una repetición mecánica de ritos y palabras: es una estructura viva que tiene su ritmo propio y una fuerza interior que va desde procesión de entrada hasta que el equipo litúrgico se preocupe de ver a qué momentos le darán mayor énfasis en la Liturgia de la Palabra o la Liturgia Eucaristíca: ¿las lecturas? ¿el abrazo de paz? ¿las ofrendas? ¿la fracción del pan? ¿los silencios? ¿el envió final?…Siempre será muy útil tener esto presente en la liturgia. Así se dará más sentido y significación a cada momento.
    4. EVALUAR: Tan importante como preparar cada celebración es la tarea de evaluar. Lamentablemente, muchas veces, esto se descuida o simplemente se toma a la ligera. La evaluación ayudará a enriquecer aun más cada liturgia y a darnos cuenta de la llegada que tiene en los fieles. Es bueno analizar los momentos de la celebración, como estuvo la procesión de entrada (¿se hizo?), el acto penitencial (¿fue un momento significativo para la asamblea?), la fracción del pan (¿se noto?), la comunión (¿hubo mucho desorden?). la actitud de la gente en la celebración, fue de entusiasmo, apatía, incomodidad.
  2. También sería bueno consultar, de vez en cuando, a los fieles a la salida de la misa acerca de los momentos de la celebración, lo que más les ayudo a vivir las liturgias, lo que más les distrajo, etc.
  1. Tampoco estaría mal llevar a la práctica esto de “hacer oír la voz de la asamblea”, pidiendo a los fieles unas cuantas sugerencias.
  1. GENERALIDADES DE LOS GRUPOS DE LITURGIA
  1. Una de las tareas que más realiza un equipo litúrgico es la preparación de la Misa dominical. Para ello es imprescindible tener claro cuáles son los servicios que se requieren y las personas que han de intervenir en los distintos momentos de la celebración, para luego integrarlos a la coordinación y a la planificación. Estos servicios son los siguientes:

SERVICIO AL ALTAR: Son personas que entraran a realzar un servicio concreto y especifico en el altar

a)Diáconos

b)Acólitos instituidos

c)Ayudantes acólitos

d)Encargado de preparar los elementos que se van a usar antes de la celebración.

SERVICIO LA PALABRA: Son personas que asumen un papel relacionado con la proclamación de los textos, locuciones, introducciones, oraciones y otras lecturas que se requieran:

  • Diáconos
  • Monitor
  • Lectores
  • Salmistas

SERVICIO DEL CANTO: Son personas que tiene directa relación con la elección y ejecución de los cantos:

  • Coro
  • Salmista
  • Instrumentales
PARROQUIA SAN BENITO, SAN SALVADOR, EL SALVADOR C.A.Tel: 2263-2550
Ver lo concerniente a